Estás en: Inicio / Programas / Mananas de Oro / La capa de ozono inicia su recuperación

programas

La capa de ozono inicia su recuperación

2018-01-08 11:07:43

La capa de ozono inicia su recuperación

En 'Mañanas de Oro', con Freddy Morales, de 9 a.m. a 12 p.m, queremos seguir alimentando tu apetito de conocimiento, 
por eso te contamos que, por primera vez, los científicos han demostrado, a través de observaciones de satélite directas del agujero de ozono, que los niveles de los gases que destruye el ozono están disminuyendo.

Parece que la prohibición internacional de productos químicos que contengan clorofluorocarbonos, conocidos por sus siglas CFC, ha dado sus frutos: se ha reducido en un 20% el deterioro de la capa de ozono durante el invierno antártico que en 2005, el primer año que las mediciones de cloro y ozono fueron realizados por el satélite Aura de la NASA. Al menos, así lo han confirmado los científicos en un estudio publicado por la revista Geophysical Research Letters.

Aún hay mucho por hacer

A pesar de las buenas noticias, el daño infligido a la capa de ozono no es tan fácil de reparar.
De cara al futuro, el agujero de la capa de ozono antártico debería continuar recuperándose gradualmente a medida que los CFC abandonan la atmósfera, pero la recuperación completa llevará décadas.

"Los CFC tienen una vida útil de 50 a 100 años, por lo que permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo", según Anne Douglass, científica atmosférica y coautora del estudio. "En lo que respecta al agujero de ozono, estamos calculando para los años 2060 o 2080. Y aun entonces, podría haber un pequeño agujero".

¿Qué son los CFC?

Los CFC son compuestos químicos de larga vida que eventualmente se elevan a la estratosfera, donde son separados por la radiación ultravioleta del Sol, liberando átomos de cloro que destruyen las moléculas de ozono. El ozono estratosférico protege la vida en el planeta mediante la absorción de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y cataratas, suprimir el sistema inmunológico y dañar la vida de las plantas.

Finalmente, si la capa de ozono resulta lo bastante dañada, la vida sobre la Tierra, sencillamente, no sería posible.

Dos años después del descubrimiento del agujero de la capa de ozono en la Antártida en 1985, las naciones del mundo firmaron el Protocolo de Montreal, relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, que regulaba los compuestos que agotan la capa de ozono. Reformas posteriores al Protocolo de Montreal eliminaron completamente la producción de CFC.

Déjanos tus comentarios