Estás en: Inicio / Programas / Mananas de Oro / La levitación de seres humanos, cada vez más cerca

programas

La levitación de seres humanos, cada vez más cerca

2018-01-23 11:11:08

La levitación de seres humanos, cada vez más cerca

En 'Mañanas de Oro', con Freddy Morales, de 9 a.m. a 12 p.m, queremos seguir alimentando tu apetito de conocimiento. Ahora descubre cómo los seres humanos están cada vez más cerca de la levitación.

De la ciencia ficción a la realidad. Un equipo de investigadores de la Universidad de Bristol (Reino Unido) junto al ingeniero informático español Asier Marzo, han utilizado el rayo tractor acústico más potente del mundo demostrando que es posible contener de manera estable objetos de una longitud de onda superior a la del sonido. Este tractor de rayos sónicos abre la puerta a la posible levitación de otros objetos mucho más pesados e incluso de seres humanos.

La clave para superar los anteriores obstáculos que hacían que los objetos se volvieran inestables, girando tan rápido e incontrolablemente que eran expulsados del radio de acción del rayo tractor acústico, ha sido el empleo de vórtices acústicos que fluctúan rápidamente. De esta manera, ha sido posible controlar la velocidad de rotación de los objetos con gran precisión cambiando rápidamente la dirección de torsión de los vórtices, efecto que estabiliza el rayo tractor.

En otras palabras, los científicos han sido capaces de levitar objetos notablemente más grandes de lo que alguna vez fue posible anteriormente.

¿Por qué casi no estornudamos mientras dormimos?

Algunos investigadores creen que no se puede estornudar durante las fases de sueño de movimiento ocular rápido, conocido como REM por sus siglas en inglés (Rapid Eye Movement).

Argumentan que durante esa fase, cuando soñamos, los músculos de nuestro cuerpo están relajados y no se producen reacciones reflejas.
Pero la gente entra y sale de fases REM de sueño, así que técnicamente sí podrías estornudar mientras duermes.

No es de extrañar que no haya habido muchas investigaciones como para dar una respuesta definitiva.

¿Se puede tener miedo a las casas?

El miedo irracional a las casas se denomina domatofobia. Se trata de un temor limitante que impide a quienes lo padecen quedarse a solas dentro de un edificio o incluso simplemente entrar en él.

No se debe confundir con la aprensión por los espacios cerrados –que se llama claustrofobia–, ya que los que sufren domatofobia temen a la casa en cuanto a ente, no a sentirse encerrados en determinadas estancias de tamaño reducido.

Es un tipo de pánico o fobia del que se habla muy poco, aunque desde sus inicios la literatura de terror, como La caída de la casa Usher, de Edgar Allan Poe, y muchos relatos de Lovecraft, se ha ocupado de este inquietante desasosiego ante ciertos edificios.

Podemos suponer que es un temor que sigue presente, porque muchas películas recientes del género se ocupan del tema. Entre ellas se pueden citar Expediente Warren: The Conjuring o It follows. Como en la mayoría de las fobias, la causa más común es doble.

Se empieza por sentir desasosiego en alguna etapa de la vida y luego se asocia esa ansiedad a una determinada vivienda. Después, en una segunda fase, el afectado empieza a evitar las casas en general, y eso hace que cada vez les tenga más miedo. En pocas ocasiones la domatofobia viene de una experiencia traumática puntual.

Déjanos tus comentarios