Estás en: Inicio / Programas / Mananas de Oro / ¿Por qué nos entra un voraz apetito por la noche?, y mucho más

programas

¿Por qué nos entra un voraz apetito por la noche?, y mucho más

2017-08-29 10:42:12

¿Por qué nos entra un voraz apetito por la noche?, y mucho más

Hoy en 'Mañanas de Oro', con Freddy Morales, de 9 a.m. a 12 p.m., nos comentó varias noticias curiosas que te contamos a continuación:

¿De verdad es tan nocivo el aceite de palma?: En las galletas, en los cereales, en los snacks salados, en los helados, en la bollería industrial, en las pizzas, en las chocolatinas... El aceite de palma está por todas partes, y salir del supermercado sin algún producto que lo contenga resulta muy difícil. Su carácter polémico se explica porque cada vez más nutricionistas y científicos advierten de sus efectos perjudiciales para el organismo.

Hasta hace unos pocos años, se trataba de una sustancia muy apreciada. Obtenido a partir del fruto de la palma africana Elaeis guineensis que se cultiva en Malasia e Indonesia principalmente, este aceite rebosa de vitamina E, y contiene más precursores de la vitamina A que las zanahorias y el tomate. Esta combinación le otorga un fuerte poder antioxidante. A todas estas novedades sobre lo perjudicial del aceite de palma para la salud se une el daño que su producción produce en el medio ambiente. Su cultivo masivo está causando deforestación, pérdida de hábitats y unas elevadas emisiones contaminantes.

La Unión Europea incluso se ha planteado dejar de usar por completo el aceite de palma como biocombustible de aquí a 2020, después de saber que las importaciones de este producto en nuestro continente se vinculan a la destrucción de un millón de hectáreas de selva, una cifra que sigue creciendo.

¿Por qué a veces nos entra un voraz apetito por la noche?: Estudios recientes sobre la relación entre la falta de sueño y el aumento del apetito concluyen que dormir mal aumenta la voracidad y el sobrepeso. El fenómeno se explica por un descenso de los niveles de leptina en paralelo a un aumento de los niveles de grelina y de otras hormonas como el cortisol. Para el epidemiólogo James Gangwisch, de la Universidad estadounidense de Columbia, este sistema de regulación podría haberse desarrollado como "una estrategia para que los seres humanos almacenasen grasa durante el verano, cuando las noches son más cortas y la comida mas abundante, y preparar así el cuerpo para los meses de invierno". En consecuencia, al reducir las horas de sueño el organismo interpretaría que es hora de comenzar a almacenar grasa.

Déjanos tus comentarios

Escúchanos en vivo