Estás en: Inicio / Noticias / Musica / Paul McCartney estuvo encerrado en una cárcel de Japón

noticias

Paul McCartney estuvo encerrado en una cárcel de Japón

2020-01-21 16:01:24

Paul McCartney estuvo encerrado en una cárcel de Japón

¿Alguna vez imaginaste ver a Paul McCartney en una cárcel? Creemos que no, pero es totalmente cierto. Y no solo eso, sino que fue al otro lado del mundo: en Japón. Aquí te contamos los duros días que tuvo que vivir la estrellas de The Beatles cuando estuvo tras las rejas en los años ochenta.

--> ESCUCHA RADIO MÁGICA EN VIVO DESDE AQUÍ

En enero de 1980, el músico se dirigió a Japón con su banda Wings para ofrecer un concierto. Todo parecía ir normal, hasta que en el aeropuerto de Tokio encontraron marihuana en su equipaje. ¿Las consecuencias? Nada más y nada menos que 9 días en prisión. 

Luego de 15 años de espera, los japoneses se mostraban ansiosos por poder ver a sus ídolos occidentales, hasta que sus sueños se vieron frenados por la cancelación de la gira. La grata experiencia se volvió, en definitivo, un trauma que lo ayudaría a ver el mundo de otra manera a su salida.

-> Paul McCartney: estos fueron los deseos del ex The Beatle por Navidad

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Paul McCartney (@paulmccartney) el

La banda había sido previamente prevenida acerca de no llevar sustancias ilegales al país asiático. Lo curioso del caso es que las maletas de Paul McCartney fueron revisadas con mayor meticulosidad que la de los otros integrantes. No tuvieron que mover mucho, solo bastó con separar algo de ropa y ahí estaba.

“Cuando el tipo la sacó de la maleta, parecía más avergonzado que yo”, mencionó Paul en una entrevista un tiempo después. “No traté de esconderla. Venía de los Estados Unidos y todavía tenía esa actitud norteamericana de que la marihuana no es tan mala. No me di cuenta de lo estrictos que eran los japoneses”, finalizó.

Y no se equivocó, pues esta falta lo hizo pagar con cárcel. Paul manifestó que era solo para uso personal, pero la cantidad de 218 gramos eran suficiente prueba para las autoridades japonesas como para acusarlo de contrabando o tráfico de drogas. Una vez tras las rejas, se le prohibió leer y escribir. Estuvo en una celda de tres por cuatro metros y fue después de cuatro días donde recién pudo cambiarse de ropa.

Déjanos tus comentarios

Escúchanos en vivo